Las tres claves para realizar un buen networking

que es networkingDesde cuando empecé mi camino como profesional autónomo, fuera de la empresa en la que trabajaba tenía muy claro que lo más importante para un emprendedor es tener y alimentar su networking, su red de contactos.

Hoy en día se habla muchísimo de networking, hay muchas ocasiones en nuestras ciudades para fortalecer y crear nuevos contactos.

Hay unas cosas de la que me he dado cuenta pero sin las que es totalmente inútil acudir a una cualquier de estas citas.

La mayoría de las personas cuando encuentran algún contacto nuevo piensan solo y exclusivamente el que es lo que esta persona le puede dar a nivel de nuevas oportunidades, nuevos business etc…

Esto es un error muy grave.

1.       ¿Que puedo hacer yo por ti?

Esto es lo más importante. No enfoquemos el contacto solo en desarrollar nuestras oportunidades de negocio. Puede pasar que descuidemos un contacto solamente porque en una primera análisis este no lo consideramos “potencial” para nuestro negocio.

Pero quizás nosotros podamos aportar algo a esta persona…. Ayudarla en su proyecto  o en resolver algún problema puntual en el cual necesite ayuda.

Si nos encontramos en esta situación hay que aprender a darnos cuenta de esto y lanzarnos:

En mi experiencia muchos clientes que he tenido me han llegado por referencia de personas que había ayudado de forma desinteresada.

2.       ¿Cómo puede un nuevo contacto ser de ayuda para alguno de mis contactos?

Este es el segundo paso.

Cuando conocemos algún nuevo contacto con la esperanza de poder empezar una relación de negocio que sea útil para nuestra actividad es indispensable que tengamos muy clara toda la red que tenemos a nuestras espaldas.

Hay alguien entre nuestros contactos que podría ser de interés para la persona que acabamos de conocer? Si, bueno…. No perdamos tiempo y pongámoslos  en contacto!  Si nace alguna oportunidad de business entre ellos seguramente tarde o temprano este gesto de ayuda se nos regresará multiplicado por 100: a mí siempre me ha pasado.

3.       ¿Cómo puede serte de ayuda alguno entre mis contactos?

Este es el tercer paso fundamental. A veces sabemos que ni nosotros ni la persona que estamos encontrando tenemos nada en común que compartir. Este es el momento en el cual necesitaremos rápidamente pensar en todos los componentes de nuestra red profesional para ver si entre ellos haya alguien cuya actividad pueda beneficiarse.

Resumiendo el concepto que quiero transmitir es muy sencillo.

Vivimos una época en la que no hay que tener miedo a compartir, conteidos, contactos etc…

Un emprendedor que decida viajar solo tiene muchas pocas posibilidades de tener éxito.

Si todo el mundo aplicara estas tres sencillas reglas habría muchas cosas diferentes….

Y tu? Que opinas?

Un abrazo

Erick

 

6 tips para hacer los días más productivos

productividad

Los tiempos han cambiado, todo ha evolucionado: lo hábitos, las rutinas, el ritmo de vida, el modo de trabajar, la manera de comunicarnos…
Y todos esos cambios están provocados, en gran parte por la aparición de las nuevas tecnologías e Internet. La lista de ventajas y comodidades que nos proporcionan todos estos cambios, es larga; pero seamos realistas, también hay contras. Todas esas facilidades y comodidades nos provocan también distracciones y tensiones, por ejemplo.

Para evitar o minimizar esos contras que se presentan en el día a día, te propongo algunos tips sencillos (y que a mí me funcionan), para que saques todo el partido posible a tu tiempo y logres que tus días sean más productivos.

Empezar por lo peor

Comenzar a trabajar con las tareas más tediosas, complicadas o aburridas es una muy buena opción. Empezar con esta parte del trabajo cuando más activo/a estás, se puede convertir en la parte más productiva. Además suele tratarse de las tareas que más tiempo exigen, por lo que acabar con ellas lo antes posible permite sacar mucho más partido a la jornada.

Vamos por Partes

Los grandes proyectos pueden llegar a saturar. Es por ello que dividirlos en pequeñas partes ayuda a hacer más llevadero el trabajo. Imponerse yeso di tíos, semanales o mensuales, en definitiva, a corto plazo, permite trabajar día a día con una motivación extra. Y, por supuesto, celebrar los logros que se van consiguiendo a corto plazo es también un aliciente que mantiene viva la motivación y las ganas.

Desconecta (al menos por momentos)

El teléfono móvil, la redes sociales, la bandeja de correo electrónico… Cierto es que desconectar de todo resulta muy complicado, pero es preciso intentarlo. Partes del trabajo requieren siempre de una mayor atención, dedicación y concentración; y estar continuamente pensando en otros asuntos resta demasiado tiempo. Apaga el móvil, la tablet o incluso el ordenador (si te puedes permitir trabajar sin él). Te sorprenderá el rendimiento que puedes llegar a tener si logras desconectar de todo aquello que no es importante en el momento y te centras únicamente en el trabajo.

Anota todo

Hay quienes no sabrían vivir sin un cuaderno o bloc de notas. Y lo cierto es que esa es una gran ventaja. Muchas son las ideas que cada día suelen pasar por nuestra cabeza, siempre recordamos algo por hacer y luego volvemos a olvidar… Anotar todo lo que se nos venga a la mente nos permitirá, a los más despistados, mantenerlo presente para llevarlo a cabo en el momento adecuado.

Los mensajes y correos pueden esperar

Tenemos tendencia a querer estar disponibles 24 horas al día 7 días a la semana. Y esta insana tendencia nos obliga a perder un valioso tiempo, además de contribuir a agotarnos.
Establece tus propios tiempos de comunicación en función de tus necesidades, 10, 15, 20, 30 minutos (los que hagan falta) a determinadas horas para responder los mensajes y correos. Fuera de ese plazo, desconecta y que la bandeja de entrada espere.

Descansa

El descanso es fundamental en la productividad. A pesar de que muchas veces se hace caso omiso de ello, dedicar un tiempo al descanso para recargar las energías es importantísimo. Un descanso de 5 minutos por cada hora de trabajo es fundamental; ello ayuda a desconectar por un momento y, al regresar a las tareas, recuperar la concentración en las mismas. Y una vez que finaliza la jornada, dedicar algo de tiempo a alguna actividad con la que se disfruta, ayuda también a recargar las energías y regresar al día siguiente al trabajo con ganas.

3 errores habituales en empresas poco -o nada- exitosas

errores de empresas poco exitosas

Cuando de empresas, negocios, marcas o compañías va el tema, es muy común hablar y escuchar de todo aquello que las empresas hacen bien y les lleva al éxito. Y no es que yo quiera rebuscar en los aspectos negativos; pero conviene saber que los hay, y también hay errores… y conviene aprender a identificarlos, romper las limitaciones que conllevan y, a partir de ahí, generar nuevas ideas que permitan obtener un mayor rendimiento.

Cada compañía o marca es un mundo y muchos de esos ‘factores negativos’ -por llamarlos de alguna manera- son individuales y propios de la empresa. Sin embargo, también existen otros factores más comunes y generalizados que solemos encontrar en empresas poco exitosas. En estos últimos, que más que factores son errores, nos vamos a centrar… Y hablaré concretamente de tres errores muy frecuentes: Leer más

Si quieres emprender, es momento de emprender

emprender_

Ante la situación laboral, cada vez son más las personas que apuestan por emprender. Y no es de extrañar si tenemos en cuenta que la emprendeduría es una gran oportunidad en duros tiempos de crisis, y que además emprender permite llevar un estilo de vida más flexible y contar con una mayor capacidad de decisión sobre el futuro.

Todo tiene su lado bueno, incluso la crisis. Uno de esos lados positivos de la nefasta situación en la que nos encontramos es que ha permito que emprender sea más sencillo ahora; por un lado porque las facilidades son mayores, y por otro lado, porque han nacido nuevos modelos de negocio (especialmente a través de la Red). Sin embargo, lo cierto es que la mayoría de todas esas personas que quieren emprender chocan de frente con el primer problema: cuándo empezar la aventura de emprender.

Vamos por partes:

¿Quién puede emprender?

Para emprender, los requisitos necesarios son: ganas, actitud, voluntad, ilusión y decisión por emprender. Existe un proverbio árabe que dice que «quien realmente quiere hacer algo encuentra un medio, quien no quiere, encuentra una excusa«. Y si hablamos de emprender, esto es así. No importa si eres estudiante, empleado en cualquier empresa o si estás en paro; si quieres emprender, puedes emprender.

Antes de empezar…

¡Cuidado! Mi intención no es crear falsas expectativas. Es obvio que no todas las situaciones son iguales y no todos los modelos de negocio son viables o comercialmente rentables. Pero existen algunas claves que puedes realizar antes de invertir tu tiempo y tu dinero en desarrollarlo, y así comprobar si tu idea de negocio va a funcionar:

  • Apostar por emprender de una forma desesperada porque no cuentas con ingresos, no es la mejor situación. Ten en cuenta que lo primero es vivir, y para ello necesitarás un fuente de ingresos que te permita cubrir tus gastos básicos. Es por ello que, quizá, buscar un trabajo que te aporte esta fuente de ingresos sería una buena opción. Y no sólo te servirá para cubrir tus gastos básicos; cierto es que emprender es cada vez más fácil -y económico-, pero dependiendo de cuál sea tu idea de negocio, necesitarás hacer una inversión, por pequeña que sea.
  • Si trabajas, estudias u ocupas parte de tu tiempo en otra actividad, es lógico que tu tiempo se reduzca y vea limitado. Sin embargo, si realmente quieres emprender debes y no te costará en demasía hacerlo, renunciar a tiempo libre y de ocio o gestionar mejor tu tiempo y sacarle más partido a todos esos momentos de distracción que tienes cada día. ¡Sácale el máximo partido a tu tiempo!
  • ¡Saca partido a tus habilidades y conocimientos! Esta es, desde luego, una buena opción si buscas una fuente de ingresos, no dudes en ofrecerte como freelance e inscribirte en todas las ofertas para las que te consideres apto/a. Esta opción te permitirá ganar algo de dinero a corto plazo.
  • Crea un blog. Contar con un blog permite ofrecer los servicios como freelance, mostrar lo que sabes hacer y además permite contactar con otras personas relaciondas con el sector e interesadas en lo que haces.
  • Por último, valida tu idea de negocio antes de lanzarte a emprender. Conviene saber si alguien estará dispuesto a pagar por lo que quieres ofrecer antes de invertir una gran cantidad de tu valioso tiempo y tu dinero.
    Para comprobar la viabilidad de tu idea, pon una oferta en la Red sobre lo que ofreces. Si nadie o un número inferior al que esperas compra o se interesa, quizá no sería buena idea apostar por ese negocio. Sin embargo, si tiene éxito, es evidente que vas por buen camino y es momento de seguir adelante.

¿Cuándo es el mejor momento para emprender?

¡Ahora! Sin duda alguna, si lo que realmente quieres es emprender, es momento de emprender. Con los pies en el suelo, pero sin excusas que te frenen.

No todas las ideas son iguales, ni todas las personas, ni todos los negocios… Es por ello que conviene tener en cuenta que cada idea de negocio y cada emprendedor precisa de unos requisitos diferentes y personalizados a su situación y objetivos. Es por ello que el análisis es fundamental para que la idea llegue a buen puerto. Aclarado lo anterior y sin hacer caso omiso de ello, lo que he querido transmitir con este post es que, si se quiere, se puede…

Y tú, ¿ya estás emprendiendo?, ¿qué te frena?